91 594 53 38
laliga@ligaeducacion.org

Noticias

La Liga de la Educación reclama una educación para la salud integral

El pasado martes 30 de octubre la Liga de la Educación presentó en Fuenlabrada su nueva investigación La educación para la salud en el ámbito educativo con jóvenes en situación vulnerable: dificultades, metodologías y buenas prácticasque durante el primer trimestre ha recogido testimonios de profesorado y equipos directivos de 97 centros de secundaria.

Abrieron el acto Isidoro Ortega, concejal de Educación y Empresas Públicas de Fuenlabrada, María Terol, técnica superior del área de Promoción de la Salud del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y Victorino Mayoral, presidente de la Liga de la Educación. En su intervención, Mayoral instó a los Ministerios de Educación y Sanidad que integren la educación para la salud en los currículos educativos: “La educación afectivo-sexual es una cuestión imprescindible que afecta a nuestro modelo de vida y que debe estar, por tanto, en el sistema educativo”. Y añadió: “Debemos pasar de una educación para la salud de guerrilla, a una educación para la salud integrada en los contenidos curriculares”. Por su parte, Isidoro Ortega reclamó mayores competencias y recursos para que los Ayuntamientos puedan trabajar nuevos contenidos de esta materia en los colegios. María Terol añadió, “hay fuertes evidencias científicas de que los niños y las niñas que crecen en entornos que apoyan la salud obtienen mejores resultados educativos, y los que reciben una mejor educación llegan a ser personas más saludables”. Por eso, explicó, el Ministerio está comprometido con la profundización de este ámbito en los centros educativos.

María Jesús Eresta Plasín, directora de la investigación, ha explicado la razón primera detrás de la investigación: “Si no tenemos los datos y no conocemos el objeto de nuestro trabajo, difícilmente podremos realizarlo de cierta manera”. Así, este trabajo responde a las necesidades de las compañeras y compañeros de la Liga de la Educación que trabajan tanto dentro como fuera de los ámbitos educativos.

Eva López Reusch y Sebastiá March Lull, investigadores de la Liga, presentaron las principales conclusiones del informe. Algunas son buenas noticias. En general, entre el profesorado existe conciencia de la importancia que el sistema educativo tiene en la salud de los y las alumnas, aunque las interpretaciones son distintas dependiendo de quién las dé: el profesorado hace más hincapié en la limitación de sus responsabilidades y las del centro, mientras que los equipos directivos tienden a considerar a los y las docentes como agentes de salud.

Otro resultado positivo es que prácticamente todas las personas entrevistadas (un 98%) declaró haber recibido algún tipo de formación relacionada con la salud, siendo los ámbitos en los que menos formación reciben la salud mental (56%), el medio ambiente (69%), y salud sexual y reproductiva (71%). Un factor importante si se tiene en cuenta que el propio profesorado detecta entre los y las estudiantes una falta de bienestar afectivo-sexual, ya sea en materia de buenos tratos en sus relaciones de pareja, por conflictos de identidad y rechazo a la diversidad, o por conductas de riesgo. El 22% de las preguntas sobre salud que realiza el alumnado en clase son de sexualidad. Sin embargo, “esta dimensión de la salud sigue siendo en cierta forma un tema tabú”, según se recoge en el informe de conclusiones, ya que buena parte de los y las docentes preguntados durante las entrevistas en profundidad admite que prefieren no abordar estos temas, “tanto por razones personales como formativas”.

Entre los y las docentes, a la hora de recibir consultas y detectar problemas de salud en clase, influye el género: las mujeres detectan más problemas. Además, el informe halla que el desarrollo de competencias sobre salud no está sistematizado; solo el 28% del profesorado incorpora contenidos de este tipo de forma curricular y la mayoría no los evalúa.

La investigación, realizada durante el primer semestre de 2018, recoge los testimonios de docentes de 97 centros de educación secundaria localizados en las comunidades autónomas de Andalucía, Castilla y León, Extremadura, Madrid y Murcia, a través de 458 cuestionarios, 10 entrevistas en profundidad y cuatro grupos focales. De Fuenlabrada han participado 10 institutos de enseñanza secundaria. El proyecto ha sido financiado por el Ministerio de Sanidad, Servicios sociales e Igualdad con el 0,7% del IRPF para fines sociales.

Tras finalizar la investigación, las líneas de acción recomendadas son avanzar en el abordaje transversal y curricular de la salud en los centros educativos y mejorar la calidad de las actuaciones en salud.

Durante los próximos meses, los resultados de dicha investigación se presentarán en las ciudades de Fuenlabrada, Valladolid, Murcia, Sevilla y Cáceres, y serán publicados y descargables a través de la página web de la Liga de la Educación.