91 594 53 38
laliga@ligaeducacion.org

Blog

La Escuela de Verano comienza con un alegato del Defensor del Pueblo contra la desigualdad

  • Francisco M. Fernández Marugán participó en la inauguración de la Escuela de Verano de la Liga de la Educación el pasado viernes 29 de junio.
  • El acto, que finaliza hoy, ofrece numerosas charlas y actividades formativas para los y las integrantes de la organización en torno a temáticas como la desigualdad de género, la inclusión y convivencia en el ámbito escolar o el avance del discurso xenófobo en Europa.

“Se han hecho rebajas salariales, recortes sociales, se ha establecido un sistema de precariedad laboral y se ha endeudado a la sociedad”. El Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, alertaba en la Escuela de Verano, organizada por la Liga de la Educación el pasado viernes 29 de junio, de la erosión de los derechos sociales y del deterioro latente del estado de bienestar y advertía con preocupación de la aparición de una mayor desigualdad y fractura social. Por ello, dijo, se hacen necesarias políticas sociales que protejan a los colectivos más vulnerables.

Los parados de larga duración, los trabajadores pobres, las familias donde todos los miembros están en paro, los y las jóvenes desempleadas, las personas discapacitadas… “Ellos y ellas viven lo que llamamos la desigualdad invisible”, continuó Marugán, que señaló también que todas estas recomendaciones se las había hecho llegar al Gobierno a través del informe de 2017 presentado en las Cortes Generales. “Deben dar un giro en materia de políticas sociales para elevar la calidad de vida y la dignidad de esas personas. Si no se hace nada se envilecerá la situación”, denunció.

Su ponencia fue la primera que se impartió en la Escuela de Verano de la Liga de la Educación,  unas jornadas de formación que empezaron ayer 29 de junio en la Universidad de Alcalá y que finalizarán el próximo domingo 1 de julio.  Tres días de aprendizaje que la ONG educativa imparte cada año para los y las trabajadoras de la entidad y que tratan diversas temáticas relacionadas con la desigualdad de género, la inclusión y convivencia en el ámbito escolar o el avance del discurso xenófobo en Europa.

El acto lo inauguraron Diana Díaz del Pozo, concejala de Educación, Salud y Consumo del Ayuntamiento de Alcalá, Mª Soledad Morales Ladrón, vicerrectora de Gestión de la Calidad de la Universidad de Alcalá y Victorino Mayoral, presidente de la Liga de la Educación. Tras las bienvenidas y los buenos deseos en el inicio de las jornadas, Díaz del Pozo apuntó que la Liga de la Educación es una entidad muy querida en la ciudad. “Llevan años interviniendo en materia de infancia con su Escuela Infantil Garabatos y, desde 2015, trabajando directamente con otros colectivos vulnerables a través de programas como RIAH (Red Integral de Alcalá de Henares) dedicado a la convivencia intercultural”, aplaudió.

La Liga al servicio de políticas públicas

Mayoral, presidente de la Liga de la Educación, quiso destacar el papel de la organización y su intervención en las políticas sociales públicas orientadas a la igualdad y posibles gracias a la colaboración con administraciones en distintos niveles. “Manejamos los recursos con eficacia y con honradez. Somos instrumentos al servicio de políticas públicas que ayudamos a resolver problemas sociales”, explicó, apuntando que la Liga de la Educación no solo actúa para prevenir y combatir la pobreza y la desigualdad, sino que además tiene en cuenta la realidad y la problemática social actual. “La huelga del 8 de marzo planteó un cambio social totalmente revolucionario. Desde la Liga no solo lo apoyamos, sino que exigimos el cumplimiento de pactos internacionales que terminen con la violencia contra las mujeres”,  defendió. Destacó también el papel que tiene la educación para luchar contra el patriarcado y contra el machismo.

La vicerrectora de Gestión de la Calidad de la Universidad de Alcalá, Mª Soledad Morales, felicitó a la Liga por sus logros alcanzados y animó a la organización a seguir conquistando los retos que quedaban por delante. Además, resaltó la importancia de incorporar al sistema educativo un enfoque de ciudadanía y derechos, pero también de educación emocional y psicología evolutiva en la escuela para conseguir una sociedad igualitaria.

Durante la primera jornada de la Escuela de Verano también intervino Juan Ramón Lagunilla, secretario general de la entidad. Presentó la Memoria 2017 de la organización, un ejercicio de transparencia que se realiza anualmente y que expone las líneas de trabajo de la ONG durante el año anterior. Concretamente, en 2017 se llegó de forma directa a más de 65.000 personas en materia de infancia, juventud, empleo, inmigración, cooperación internacional y acción socioeducativa, entre otras.

La importancia del Tercer Sector

En la última ponencia de la jornada formativa de la Liga intervinieron Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas y Luciano Poyato, presidente de la plataforma del Tercer Sector. En esta conferencia, analizaron el papel de las organizaciones no gubernamentales en el desarrollo de las políticas sociales. “Necesitamos tener una estrategia social común. No podemos defender derechos sociales sin estar coordinados, pero sobre todo, no podremos hacerlo si no tenemos interlocución, la capacidad de hablar con los gobiernos de tú a tú, como lo tienen los sindicatos y la patronal”, afirmó Poyato.

Besteiro, resaltó que las organizaciones que forman parte del tercer sector, además de atender a la ciudadanía, tienen una gran influencia económica y sirven para hacer funcionar el país. “Lo demuestran los datos: 1,5 millones de personas voluntarias, 30.000 entidades que 7,3 millones de personas alcanzadas”, destacó la presidenta de Mujeres Progresistas.

Asimismo, el presidente de la Plataforma del Tercer Sector quiso incidir en la financiación de las ONGs, en la necesidad de ser sostenibles y en el descenso de los recursos económicos. “Del 2008 al 2012 el impacto de la crisis fue fatal, un descenso anual del 16% de la financiación. Luego vino un periodo de cierta recuperación. No obstante, hasta el 2020 no llegaremos a los niveles de financiación anterior a la crisis”, lamentó.

Poyato animó a seguir trabajando unidos y en Red: “Somos organizaciones que prestamos servicios a personas que lo necesitan, muchas de ellas en situación de vulnerabilidad y fragilidad. Somos mecanismo de participación, incidimos en las políticas sociales de nuestro país. Tenemos la responsabilidad de tener la suficiente influencia de articularnos como sector, para ser fuertes y ser capaces de influir en las políticas sociales que al final son las que tienen efecto en la ciudadanía”, concluyó.