91 594 53 38
laliga@ligaeducacion.org

Noticias

El proceso migratorio de Fátima

Fátima de 49 años y nacionalidad marroquí ha querido compartir en nuestro programa Conjunto de Acciones para favorecer la Interculturalidad, CAI, en Santa Lucia de Tirajana, en Las Palmas de Gran Canaria, su historia de vida:

“Vivía en un pueblo llamado Khouribga en Casablanca (Marruecos). Allí fue donde conocí a mi marido, Mustafa, que solía ir de vacaciones a Marruecos para visitar a su familia. Nuestro matrimonio fue concertado. Mi familia y las suya organizaron todo para que nos conociéramos y posteriormente nos casáramos.”

Mustafa decidió emigrar a España en 1992 por circunstancias económicas, ya que el empleo de comerciante no le proporcionaba estabilidad económica. En España se dedicó durante muchos años a trabajar en la agricultura y solía volver a Casablanca cuando tenía vacaciones para visitar a su familia.

“Después de casarnos, Mustafa volvió a Canarias. Me visitaba cuando tenía vacaciones. Yo seguía viviendo en Khouribga. Allí tuve a mis tres hijas: Houda, Hasna y Meryam. Cuando Meryam cumplió 8 meses de nacida viajamos a Canarias (España) por primera vez. Fue en el año 2004“.

“Estaba muy contenta, pero también nerviosa porque no sabía cómo sería vivir aquí. Me gusta mucho Canarias: sus paisajes, las personas, el clima y sobre todo la tranquilidad. Nunca me he sentido discriminada viviendo aquí.”

“Dos años después de llegar a España, tengo a mi cuarto hijo, Abdalah, y mi marido obtiene la nacionalidad.”

“La vida en España no ha sido fácil: he cambiado de casa de alquiler 3 veces, mi marido ha tenido que trabajar en muchos empleos…pero, hemos tenido muchas oportunidades. Mustafá ahora trabaja de cocinero en un hotel, mi hija la mayor (Houda) es dentista y los demás siguen estudiando. Y yo he tenido la oportunidad de aprender a leer y a escribir, porque en Marruecos no pude hacerlo.”

“Mi interés ahora es seguir aprendiendo español para ser más independiente. Todavía tengo que aprender mucho por eso vengo a los talleres porque aparte de aprender mucho, puedo relacionarme con más personas y practicar el idioma”.

Programa financiado por la Dirección General de Programas de Protección Internacional y Atención Humanitaria del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y el Fondo de Asilo, Migración e Integración.