91 594 53 38
laliga@ligaeducacion.org

Blog

La segunda jornada de la Escuela de Verano pone el acento sobre Europa y los Derechos Humanos

Con la sala llena y una asistencia entusiasta, la segunda jornada de la Escuela de Verano volvió a reunir el sábado a trabajadores, trabajadoras y personas voluntarias de la Liga de la Educación en la Facultad de Derecho de la Universidad de Alcalá de Henares. Los temas de esta segunda jornada fueron diversos, pero giraron en torno a ejes comunes como los Derechos Humanos, las desigualdades, y la necesidad de defender de valores como la solidaridad y la justicia social, en una ponencia de la eurodiputada Iratxe García sobre el peligroso auge del discurso xenófobo en Europa. Respecto al pacto migratorio alcanzado el viernes en la UE, García afirmó, “me hubiera gustado haber llegado a uno más solidario, pero al menos se llegó a un acuerdo”.

La mañana comenzó con la intervención de Gloria Moreno, profesora titular de Fundamentos del Análisis Económico en el Departamento de Economía de la Universidad de Alcalá, sobre desigualdad de género en el mercado laboral y los efectos de la crisis económica en este ámbito. Moreno analizó la situación de las mujeres en el mercado laboral y las diferencias con los hombres, examinando cuáles son las condiciones que llevan a esa situación, como el ‘suelo pegajoso’ y el ‘techo de cristal’. “El trabajo de las mujeres es más precario, y estas sufren un fenómeno llamado segregación. Eso da lugar a la brecha salarial y todo ello lleva a explicar un problema fundamental: la conciliación de la vida personal y laboral”, explicó.

A pesar de que son mayoría en la titulación de grados, másteres y defensas de tesis doctorales, ellas siguen teniendo presencia minoritaria en ámbitos científicos e ingenierías, así como en otras profesiones masculinizadas como la construcción. A su vez, son mayoría en ámbitos relacionados con los cuidados: limpieza, salud, educación…

Además, relató Moreno, según datos de la Encuesta de Población Activa menos del 10% de los hombres trabajan a tiempo parcial, mientras que en el caso de las mujeres la tasa oscila entre el 20 y el 25%, una cifra que ha empeorado con las políticas de austeridad de la última década. Y también el desempleo tiene sesgo machista, aunque desde que comenzara la crisis muchas hayan entrado en el mercado laboral para sacar adelante a sus familias: en el caso de los hombres, la principal razón para el desempleo es por enfermedad o incapacidad propia, mientras que para las mujeres es el cuidado de niños o familiares enfermos, mayores o con discapacidad; un motivo que apenas afecta a los hombres.

Inclusión y convivencia escolar

A continuación intervino Ramiro Curieses, orientador y director del IES Canal de Castilla de Villamuriel del Cerrato, y presidente de la Liga Palentina de la Educación, en una ponencia sobre inclusión y convivencia escolar. La educación debe estar diseñada para transformar la sociedad, dijo Curieses. Sin embargo, “la escuela hoy en día está construyendo un gueto peligroso: el que nos dice que hay un alumnado merecedor de excelencia, y otro que no”. La LOMCE recoge un paradigma “muy lejano” a las ideas de inclusión y convivencia escolar en igualdad: “Mientras el éxito de una persona se reduzca al éxito académico, no podremos trabajar en inclusión”.

Todos y todas, afirmó Curieses, tenemos derecho a “hacernos personas” dentro de espacios educativos normalizados en igualdad de condiciones, lo que supondría romper la estructura del sistema educativo, con modelos y estructuras de refuerzo y profesorado de apoyo, entre otras medidas. “Como ciudadano democrático yo no quiero vivir contra ni quiero vivir sin, quiero vivir con. Porque esto es lo que me hace persona”, zanjó.

Con una concisa charla sobre los aspectos fundamentales del bullying completó la ponencia de convivencia Soledad Andrés, profesora e investigadora en Psicología y Educación de la Universidad de Alcalá. El bullying es un fenómeno muy concreto que, debido a la sobreexposición mediática, en ocasiones ha visto deformado su significado. “Consiste en un maltrato entre iguales por abuso de poder, con una intencionalidad de hacer daño y agresiones repetidas a lo largo del tiempo, dándose en una situación de desequilibrio de poder entre víctima y agresores, que genera indefensión en esta última”. Las agresiones pueden ser verbales, por exclusión, físicas o sexuales.

Esta experta propuso una serie de medidas para abordar el problema. Primero, debe ser una política de cada centro hacerle frente, desde el consejo escolar hasta el claustro de profesorado, para abordar el problema de forma sincronizada y conjunta en los planes tutoriales, para prevenir y detectar las situaciones de acoso. En segundo lugar, se debe mejorar las competencias de los y las docentes y trabajar la sensibilización del alumnado. Este debe comprender la diferencia entre amistad, que no es obligatoria, y el compañerismo, obligatorio y basado en el respeto. Además, el profesorado debe ejercer de autoridad moral, planificando las tutorías para que su alumnado interiorice que no se permiten tales conductas. Finalmente, cuando se detecta el problema lo principal es detenerlo y diseñar un plan de apoyo a la víctima.

Derechos Humanos y xenofobia en Europa

En esta línea de trabajo sobre protección y respeto por la infancia continuó Ignacio Campoy, profesor titular de Filosofía del Derecho y miembro del Instituto de Derechos Humanos ‘Bartolomé de las Casas’ de la Universidad Carlos III. En su intervención explicó algunos factores esenciales para comprender los Derechos de la Infancia y la Adolescencia. “Los Derechos Humanos son de todos”, comenzó. “Sirven para desarrollar y construir nuestra personalidad según lo decidamos”. En el caso de la infancia, el titular del derecho siempre es el niño o la niña, no los padres. Por eso, explicó Campoy, cuando estos esgrimen su supuesta libertad de elección para imponer lo que desean sobre su hijo o hija, se puede dar una vulneración del principio de igualdad y no discriminación. La voluntad del o la menor debe ser respetada en las relaciones que la conciernen.

De Derechos Humanos también habló la eurodiputada socialista Iratxe García, que impartió la última charla de la mañana. García defendió que el problema real al que se enfrenta la Unión Europea actualmente no es la inmigración o las personas refugiadas que llegan al continente en busca de asilo, sino el hecho de que numerosos partidos y grupos de ultraderecha utilizan este tema como “arma arrojadiza” contra los valores europeos en sus discursos xenófobos.

Sobre el pacto migratorio y de acogida alcanzado el pasado viernes entre Alemania, Grecia y España, con la participación de otros países, García afirmó: “¿Es el mejor acuerdo? Por supuesto que no. Me hubiera gustado otro tipo de acuerdo más solidario, que reconociera la necesidad de crear corredores humanitarios”.  “Toda la Unión Europea debe responder solidariamente a esto. No se consiguió, pero al menos se llegó a un acuerdo. No haberlo hecho hubiera supuesto otra herida importante en el proyecto europeo”. Su ponencia se enmarcó dentro del programa europeo Into Europe, financiado con el programa de la Comisión Europea ‘Europa para los ciudadanos’ en el que participa la Fundación Cives.

Microrrelatos feministas

El día terminó con dos momentos emotivos. Primero se entregaron los premios a las ganadoras del I Certamen de Microrrelatos Feministas, cuyo jurado falló de la siguiente forma:

La entrega de premios corrió a cargo de Rosario Sánchez, presidenta de la Liga en Cádiz, Carmen Rueda, directiva de la Liga de la Educación, y Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas.

En este acto se despidió también Laura Cantillo, técnica de apoyo a la coordinación del área de Interculturalidad e Inmigración.

La jornada tuvo su broche final con una interpretación de Historia de una escalera a cargo de la compañía de teatro Barracón Ilustrado.