El mundo está lleno de pequeñas alegrías; el arte consiste en saber distinguirlas.

Li Tai-po

Comunicación - Editorial

 / Adolescente victima de acoso escolar, ¿qué mensaje?

Editorial - Adolescente victima de acoso escolar, ¿qué mensaje?

voluntariado

FOTO: Periódico El País. Santi Burgos

ADOLESCENTE VICTIMA DE ACOSO ESCOLAR, ¿QUÉ MENSAJE?


En primer lugar, desde la Liga Española de la Educación queremos hacer llegar a la familia de la adolescente, víctima mortal a causa del acoso escolar, nuestro sentimiento de pesar y solidaridad. Iguales sentimientos queremos transmitir a la comunidad escolar del IES Ciudad de Jaén de Madrid, víctima, junto a la adolescente y su familia, de un conjunto de factores que, a nuestro juicio, han rodeado a esta tragedia y la han hecho en gran medida posible e inevitable.

No podemos solventar hechos y responsabilidades tan graves mediante el estricto seguimiento reglamentario o de los protocolos previstos frente al acoso escolar. No podemos, ni mucho menos, considerar que el asunto termina en la mera valoración de las conductas individuales: la del acosador, la de su víctima, la de sus familiares o la de algún miembro del equipo docente, como el director del Instituto, al que las autoridades educativas de la Comunidad de Madrid han pretendido convertir en último responsable de la tragedia. No, a nuestro juicio, lo ocurrido tiene un calado mucho más profundo. Es, pues, necesario reflexionar, poner en evidencia y denunciar, porque estamos ante síntomas escandalosamente demostrativos de las consecuencias que tienen para la educación ciertos factores fundamentales sociales, económicos y políticos, de carácter “sistémico”, condicionantes de toda la labor que se hace en nuestras escuelas públicas.

Nuestra reflexión pretende llevar al centro del debate la situación de un alumnado, de un profesorado y de unas comunidades educativas encerradas en un marco escolar profundamente alterado y condicionado por las limitaciones que, para el desarrollo de una educación integral, significan las carencias inmediatas y reales de profesores, espacios y recursos. Queremos también reflexionar sobre la creciente hegemonía de los valores y de la práctica educativa de un modelo de educación individualista, privatista, competitivo, meramente instructivo y consumista, impulsados por la política educativa conservadora. Bajo el disfraz de la “libre elección” y la promoción ideológica del espíritu empresarial (por no hablar del la educación financiera elemental: un autentico sarcasmo curricular para tantos alumnos/as destinados al desempleo, procedentes de familias de desempleados) tratan de encubrir el abandono de la escuela pública en beneficio de la privada, que con los recortes y bajo el pretexto justificativo de la crisis ha contribuido a crear situaciones como la que se vive en el IES Ciudad de Jaén.

Es un caso más de pérdida de capacidad por parte de un centro escolar para tutelar educativamente a su alumnado de manera efectiva y personalizada y, al mismo tiempo, conseguir para todos y todas los objetivos esperados de una educación pública, gratuita y de calidad a la que tienen derecho, sea cual sea su clase social, el barrio donde habiten sus familias o la atención a las necesidades educativas que requiera su diversidad. Principalmente en aquellas situaciones que lastran negativamente a tantos alumnos/as, a causa del castigo que para tantos barrios y familias están significando el desempleo, la carencia de prestaciones, la pobreza y la exclusión social.

En este círculo vicioso de políticas y valores educativos adversos, de barrios y familias duramente afectados por una política económica neoliberal, carente de alma social, que aboca a una desigualdad creciente de medios y oportunidades, es donde se sitúa la realidad evidente de las consecuencias para los alumnos, especialmente para los más frágiles. Por ejemplo, un centro masificado -1.200 alumnos- en el que la dirección y el profesorado se encuentran desbordados por carecer de los recursos humanos, organizativos, espaciales y de apoyo imprescindibles para abordar la educación de tan grandes colectivos de alumnos/as, entre los que se manifiesta un importante fracaso escolar, una gran diversidad por razones de inmigración o necesidades educativas especiales o compensación social y las tensiones, a veces acabadas en actos de vandalismo y violencia, soterrada o explícita, que destruyen la convivencia en las aulas y patios de recreo y constituyen la expresión más deprimente del fracaso social de la educación que se pretende inculcar a los alumnos. Es en el ojo de este auténtico huracán social, agravado por la crisis económica y los recortes que limitan la acción de muchas escuela públicas, en el que se encontraba la joven adolescente víctima del acoso y en el que, desgraciadamente, se encuentran otras potenciales víctimas en diferentes grados de riegos.

Quienes creemos en la función que en una sociedad regida por un Estado Social y Democrático debe tener la educación pública para el progreso personal y social de cada ciudadano/a y la convivencia y prosperidad de la sociedad a la que pertenecemos, no podemos permanecer indiferentes o pasivos ante el mensaje que nos envía la muerte de esta adolescente alumna del IES Ciudad de Jaén en Madrid.

Victorino Mayoral Cortés, Presidente de la Liga Española de la Educación

Liga Española de la Educación y la Cultura Popular

Área de programas y proyectos

T. 91 298 65 55 - F. 91 298 65 56 C/ Viriato 2 Plta 1ª Pta 3, 28010 Madrid


Área de gestión y administración

T. 91 594 53 38 - F. 91 447 22 47 C/ Vallehermoso 54 1°, 28015 Madrid

Liga Española de la Educación de Utilidad Pública © 2012 | Todos los derechos reservados