Es mucho m醩 f醕il imaginar que ma馻na haremos tal o cual cosa, que realizarla resueltamente hoy mismo.

Orison Swett Marden

Comunicaci髇 - Editorial

 / Libro Blanco sobre la Educación

Editorial - Libro Blanco sobre la Educación

voluntariado

LIBRO BLANCO SOBRE LA EDUCACIÓN


Querido y estimado Jos Antonio Marina, ya que ha sido usted el elegido para elaborar el 揕ibro Blanco sobre la profesi髇 docente despu閟 de haber enviado una carta al peri骴ico 揈l Confidencial en la que dec韆 que cualquier reforma educativa deb韆 basarse en el profesorado, contar con 閘, planificar bien su formaci髇, el dise駉 de una carrera profesional atractiva y la selecci髇 de los mejores, y despu閟 de recibir la invitaci髇 del ministro de educaci髇 para elaborar dicho libro, me gustar韆 incluyera en el mismo la siguiente reflexi髇:

揕a educaci髇 actual est llena de tumores que est醤 infectando el sistema educativo. Esta aseveraci髇 cada vez nos extra馻 menos, ya que son muchos los pedagogos, maestros, soci髄ogos, etc. que levantan su voz cr韙ica contra el actual sistema educativo, tach醤dolo de obsoleto y desfasado, e incluso de contraproducente y nocivo. 緾髆o si no se pueden calificar las opiniones de Ken Robinson cuando dice que 搇as escuelas matan la creatividad?

Mi generaci髇 hemos crecido con la convicci髇 de que la educaci髇 era la herramienta capaz de mover y cambiar el mundo, de transformarlo con el prop髎ito de hacerlo m醩 justo. Sin embargo, la realidad nos ha ido mostrando una educaci髇 conformista, aburguesada, poco revolucionaria y que ha preferido apostar por el conservadurismo y la reproducci髇 fiel. 緾髆o explicar sino que 閟ta sea una de las actividades humanas que menos ha cambiado con el paso del tiempo? Imag韓ese por un momento que Hip骳rates, Avicena o Averroes se trasladaran al siglo XXI y apareciesen en un quir骹ano del R韔 Carri髇. Sencillamente se mirar韆n con estupor sin saber qu hacer y tardar韆n poco tiempo en perder el juicio. Sin embargo si S骳rates, Marco Porcio Cat髇 y Cicer髇 apareciesen en un aula de un instituto, cualquiera podr韆n dar una clase sin m醩 problemas, se sentir韆n como en su propia casa excepto por las diferencias derivadas de los educandos y sus condiciones. La educaci髇 ha servido las m醩 de las veces como instrumento de control al servicio de las necesidades pol韙icas y econ髆icas de cada sociedad. As la educaci髇 se entiende m醩 como instrucci髇, como adiestramiento y menos como proceso formativo integral.

Veo a mis alumnos del instituto preparar sus ex醡enes. Repiten de memoria decenas de definiciones hasta que las aprenden. Realizan cientos de problemas matem醫icos protagonizados por grifos, coches o trenes que compiten entre ellos y en los que es vital saber en qu punto van a cruzarse. Destripan poes韆s para conocer cu醠 es su m閠rica, c髆o son sus versos, qu tipo de rima esconden o de qu clase de poema se trata. Aprenden lo que es un semema, clasificaciones de invertebrados, tablas peri骴icas, conjugaciones y derivadas. Bucean en densos libros de texto, rebosantes de contenidos te髍icos, al tiempo que sufren las explicaciones de los profesores 緿e verdad considera necesario hacerles pasar por ese suplicio? 緿e verdad no le extra馻 la gran cantidad de alumnos que abandonan los estudios o que no prestan atenci髇 en las clases?

Llevo ya muchos a駉s desconfiando de los 揷omit閟 de expertos que tejen los contenidos escolares. Con frecuencia reflexiono para dar respuesta a esta pregunta: 縌u utilidad tienen la mayor韆 de los conocimientos que aprendemos en la escuela?, 縫ara qu nos sirven todas esas definiciones y clasificaciones que memorizamos durante nuestra etapa escolar? Estamos produciendo estudiantes bul韒icos, ya que hacen una gran ingesta de contenidos para vomitarlos el d韆 del examen. Fin del atrac髇.

El verdadero cambio que se debe producir en la escuela tiene que ver con los contenidos escolares ya que si la escuela debe preparar para la vida, 縫or qu no recordamos de adultos nada de lo que aprendimos en ella?

Si gran parte de los contenidos escolares resolvieran problemas reales encontrar韆mos cerebros m醩 capacitados, pero tambi閚 corazones m醩 tiernos y cari駉sos.

Ramiro Curieses

Liga Española de la Educación y la Cultura Popular

Área de programas y proyectos

T. 91 298 65 55 - F. 91 298 65 56 C/ Viriato 2 Plta 1ª Pta 3, 28010 Madrid


Área de gestión y administración

T. 91 594 53 38 - F. 91 447 22 47 C/ Vallehermoso 54 1°, 28015 Madrid

Liga Española de la Educación de Utilidad Pública © 2012 | Todos los derechos reservados