91 594 53 38
laliga@ligaeducacion.org

Opinión

8 de Marzo

Victorino Mayoral, Presidente de la Liga Española de la Educación y la Cultura Popular

La revolución de la mujer, que no es otra cosa que su conquista de todas las libertades y derechos de ciudadanía, en su más evolucionada progresión, es la garantía del triunfo pleno del modo de vida y valores democráticos, de una democracia de hombres y mujeres iguales. Este es, a nuestro juicio el compromiso que se renueva cada celebración del 8M; el compromiso de construir un Nuevo Mundo para una humanidad integral y completa de seres humanos iguales en derechos y libertades.

Paqui Fullerat, Presidenta de la Liga de la Educación en Granada

El día 8 de marzo las mujeres vamos a la Huelga Feminista, para reivindicar una Educación en Igualdad, que superando la reproducción de los roles de género, genere una ciudadanía crítica y activa en la lucha por un mundo más justo, educación afectivo-sexual contra la doble moral existente a la hora de enjuiciar los comportamientos sexuales de mujeres y hombres que refuerce nuestra autonomía para decidir sobre nuestra sexualidad y promueva el rechazo a las condiciones machistas, coactivas o violentas.

Carmen Rueda, Presidenta de la Liga de la Educación en Jaén y miembro de la Directiva Nacional

Hoy, 8 de marzo de 2019, las mujeres, continuamos de manera ininterrumpida reivindicando el reconocimiento de nuestros derechos para lograr la igualdad real y la erradicación de todas las manifestaciones de violencia que se ejercen contra nosotras por razones de género.

Unidas conseguiremos derrumbar los cimientos del desorden patriarcal que legitiman la lógica irracional de la superioridad masculina, encubridora de todas las fórmulas de dominio, opresión y propiedad.

Nuestra democracia, como sistema garante del ejercicio del pensamiento libre e igualitario, no puede tolerar el ataque actual a las políticas de igualdad ni las difamaciones al movimiento feminista, difundidas bajo el falso velo de la legalidad. Los derechos de las mujeres no son moneda de cambio. Es más, los derechos que hoy disfrutamos son conquistas del activismo de tantas y tantas mujeres a las que les debemos su mantenimiento y mejora.

LAS MUJERES HERMANADAS, con una única voz que contiene la pluralidad de todas independientemente de nuestra clase, etnia, edad, orientación sexual o diversidad funcional; el feminismo unido quiere gritar a la sociedad que seguiremos luchando para erradicar:

– La brecha salarial de género.

– La cosificación de las mujeres en las narrativas escritas y visuales.

– El techo de cristal.

– La precariedad laboral.

– Las múltiples violencias sobre las mujeres.

– El androcentrismo en la construcción de la ciencia y los saberes.

– La división sexual de los trabajos.

– La educación sexista y segregada.

– La exclusividad femenina en las actividades de mantenimiento.

Nuestra lucha no se detendrá hasta lograr para toda la justicia social a la que aspiramos: LA IGUALDAD